Blog RCJF - Nicaragua
Autor: Adelmo Sandino - Ieepp

Hay una realidad: el Presupuesto General de la República 2015 se formuló y se aprobó bajo el supuesto que el barril de petróleo alcanzaría en el año un precio promedio de 104.6 dólares; no obstante, durante los cinco meses transcurridos, el precio promedio observado fue de 51.9 dólares. Esto implica que el presupuesto ha quedado desactualizado, porque así como la reducción de los precios del petróleo afecta más o menos al sector privado, también trastoca las finanzas del sector público.

A estas alturas el Gabinete Económico ya debería contar con una estimación del ahorro que se está produciendo en el sector público por la reducción del precio internacional del petróleo; y por tanto, consideraciones técnicas para impulsar una temprana reforma presupuestaria. A pesar de que desde las autoridades económicas ahora se admite que esta variable, que es trascendental en la programación fiscal, podría cerrar el año en 70 dólares el barril en promedio, este nuevo supuesto es suficiente como para someter a una revisión las finanzas públicas.

En ese sentido, el ahorro que produce la reducción del precio internacional del petróleo se presenta como una oportunidad de oro para reorientar recursos a gastos socialmente productivos. Sin embargo, para que la reforma presupuestaria tenga impacto económico y social, debe aprobarse antes del receso parlamentario de medio año.

El hecho que el Gobierno remita con frecuencia iniciativas de reformas con carácter de urgencia a la Asamblea Nacional, es un indicativo que perfectamente se cuenta con la capacidad institucional para impulsar modificaciones al Presupuesto General de la República con el debido tiempo. Además se cuenta con herramientas presupuestarias de mediano plazo que, en el actual contexto, deberían ser aprovechadas, a fin de reorientar recursos a las prioridades programáticas contempladas en el Programa de Inversión Pública 2015 – 2018.

Según el artículo 9 de la Ley 889, Ley Anual de Presupuesto General de la República 2015, el Gobierno podrá remitir una reforma al presupuesto después de una evaluación de los ingresos fiscales al tercer trimestre del año; es decir, en la práctica se estaría reformando el presupuesto entre octubre y noviembre. Sin embargo, este año es excepcional, marcado por el derrumbe de los precios del petróleo, el cual está generando un impacto en la programación financiera y presupuestaria que no debe ser desestimada.

Por ejemplo, sólo en el subsidio al transporte urbano de Managua y Ciudad Sandino, cuyo presupuesto anual es de C$ 253.9 millones, se podría haber generado un ahorro en el primer trimestre del año de C$ 14.3 millones, periodo en el cual los precios de los combustibles a nivel local estuvieron un 23.1% por debajo de los precios registrados en el mismo periodo del año anterior. Entonces, ¿para qué se están invirtiendo estos ahorros? Mientras no estén debidamente presupuestados no podrán ejecutarse, según los principios establecidos en la Ley 550 (Ley Administración Financiera y del Régimen Presupuestario).

De ahí que se debe revisar oportunamente el Presupuesto, porque existen grandes demandas de financiamiento en sectores sensibles como educación, salud e infraestructura que deben ser atendidos antes que finalice el ejercicio presupuestario.

Además hay otra razón de peso: el nuevo fondo de combate a la pobreza, creado por la Ley 898 (Ley de Variación de la Tarifa de Energía Eléctrica al Consumidor), y cuyo monto podría superar fácilmente las 9 cifras, no ha sido debidamente incorporado al presupuesto; por lo que se correría el riesgo de que este fondo se ejecute sin seguir las normas legales y administrativas vigentes relativas al seguimiento y control presupuestario; es decir bajo condiciones de opacidad. Consecuentemente surgen preguntas como: ¿Qué instituciones ejecutan estos recursos? ¿Qué programas de combate a la pobreza están siendo afectados? ¿Cómo se está rindiendo cuentas sobre su uso?

Con las limitantes de información que existen, hemos realizado un ejercicio a fin de estimar a cuánto podría ascender la reforma presupuestaria en 2015. Nuestros cálculos nos arrojan que podría ascender a C$ 5,146.3 millones; un monto considerable que equivale prácticamente al déficit fiscal sin reformar. Estos recursos provienen de una subestimación de la recaudación tributaria por el orden de los C$ 2,710.5 millones; el ahorro en las devoluciones del IVA para el subsidio energético domiciliar por un monto de C$ 553.5 millones; el ahorro corriente en energía y combustibles por parte de instituciones públicas, incluyendo subsidios, por un monto de C$ 384.9 millones y; el nuevo fondo de combate a la pobreza que podría alcanzar un monto anual de C$ 1,497.4 millones.

De llevarse a cabo, esta sería la reforma presupuestaria más significativa de los últimos años, y prácticamente alteraría el balance y la programación fiscal del gobierno. Debido a esto, es imperioso que las autoridades y organizaciones sociales, inicien una discusión sobre el uso que podrían tener estos recursos, a fin de garantizar un uso eficiente de los mismos. En este proceso, la Asamblea Nacional juega un rol fundamental en el seguimiento y fiscalización presupuestaria.

Por lo pronto, estos recursos liberados podrían orientarse para cubrir las reducciones presupuestarias de ministerios afectados en la aprobación del presupuesto 2015 (particularmente el Ministerio de la Familia y el Ministerio Agropecuario y Forestal); ampliar la cobertura de los gastos en materiales educativos y mejorar la calidad nutricional de la merienda escolar; ampliar la construcción de carreteras en zonas productivas; adelantar gastos de equipamiento y rehabilitación de hospitales programados en 2016; absorber total o parcialmente los gastos de pensión reducida; o los gastos extra presupuestarios socialmente sensibles de la cooperación venezolana.

En definitiva, la magnitud de los cambios en el presupuesto dependerá de una estimación adecuada de la evolución de los precios del petróleo y de su impacto en los precios locales; así como de la voluntad política para efectuar oportunamente las debidas reformas, de acuerdo con la normativa vigente, y abriendo espacios de participación ciudadana a fin de garantizar el uso eficiente de los recursos.

https://vocesieepp.wordpress.com/2015/06/23/por-que-debe-reformarse-el-presupuesto-2015/#more-202

Joomla Templates - by Joomlage.com